El estandarte de Mama Antula

Realizado para celebrar el primer aniversario de la beatificación, fue diseñado por Aldo Castro de Paz y Jorge Bayá Casal

Estreno del estandarte el 27 de agosto de 2017 en las calles de Buenos Aires

El arco superior representa el portal de la Santa Casa de Ejercicios Espirituales, que es el sueño de su vida hecho realidad: un lugar dedicado exclusivamente a los Ejercicios Espirituales ignacianos. A los costados tiene cintas argentinas que significan los caminos que recorrió Mama Antula por territorio argentino en la época de la colonia (por eso son sinuosos).

En las cintas hay dos símbolos a cada lado: el trigo, en representación al pan que ella tenía el don de multiplicar, las azucenas que son su virginidad, los cáctus que son las plantas que ella encontró en los caminos de la argentina, y los ceibos en flor que Mama Antula cruzó en su andar.

Primer aniversario de la beatificación de Mama Antula en Buenos Aires, 2017. Devotos con el estandarte caminando desde la Catedral de Buenos Aires hasta el sepulcro de Mama Antula en la Basílica de La Piedad

Devoción a San Cayetano

Mama Antula trajo a Sudamérica la devoción a San Cayetano, el santo de la Divina Providencia, y les hizo tallar a los indios una imagen del Santo en madera policromada. Esa primera imagen primero la instaló en la Santa Casa de Ejercicios Espirituales, y luego fue trasladada al predio originario del Santuario de San Cayetano de Liniers.

Según la tradición, grandes milagros de Mama Antula -como la multiplicación de los panes durante los Ejercicios Espirituales mutlitudinarios que organizaba en la época de la Colonia- fueron realizados por intercesión de San Cayetano. Ella lo cuenta:

«Durante el transcurso de una tarde de ejercicios, la encargada de la cocina vino a verme desesperada, pues la comida no alcanzaba para tantas personas, pero yo tranquilamente le dije: “Dios proveerá” y  tomé el cucharón para servirles con mis propias manos. Alcanzó para todas y aún sobró para dar a los pobres que pedían su ración».

(aquí los datos bibliográficos de la cita)

Retablo de Mama Antula en el ala derecha del Santuario de San Cayetano de Liniers.

Fue durante la crisis económica de 1930 que la Asociación de Obreros Católicos de la Argentina le sumó la espiga de trigo a la imagen de San Cayetano, que comenzó a ser venerado como el santo de la Paz, el Pan y el Trabajo.

La Beata en una procesión de San Cayetano.

Segundo aniversario de la beatificación

En el segundo aniversario de la beatificación de Mama Antula en Buenos Aires, se realizó una peregrinación con la imagen de La Beata por las calles de Buenos Aires, desde la recién inaugurada escultura hasta la Basílica de La Piedad

Descendientes colaterales de Mama Antula, con el estandarte junto a la escultura.

Resumen de la peregrinación y Misa en la Basílica de La Piedad, presidida por el Arzobispo de Buenos Aires y Primado de la Argentina Mario A. Poli: