Por la infancia y las dos vidas

En el séptimo día de la Novena Peregrina le rogamos a Mama Antula por los niños y las niñas junto a la comunidad de la capilla Caacupé de la villa Rodrigo Bueno.

Comunidad antuliana de la villa Rodrigo Bueno

En la capilla Virgen de Caacupé de la villa Rodrigo Bueno se vive una fe encarnada. Aquí la religiosidad popular es acción: un grupo de mujeres en defensa de las dos vidas le escribió el año pasado una carta al Papa Francisco para que intercediera ante las autoridades y no fuera aprobada la Ley de Aborto, carta que el Papa respondió cordialmente. Esa actitud activa concuerda con el espíritu antuliano presente en su altar: un cuadro -en estilo fileteado- donado a esta capilla por la Sra. Vicky Kenny el 7 de marzo de 2020.

Retablo de Mama Antula de la capilla Virgen de Caacupé, villa Rodrigo Bueno, donado por Vicky Kenny.

Esta capilla -convertida en Hogar para adultos mayores en situación de calle durante la pandemia en 2020- es a su vez lugar de catequesis de los chiquitos de la villa y el «Comedor La Esperanza» mediante el cual las y los catequistas ofrecen la merienda a las niñas y niños del barrio.

Aquí cientos de chiquitos reciben su Bautismo y su Primera Comunión cada 8 de diciembre -día de la Virgen de Caacupé- luego de la catequesis que se dicta durante todo el año.

Rezando el Rosario

Para Navidad catequistas y niños realizaron un Pesebre Viviente con reparto de regalos navideños y merienda para todos.

Oración Día 7:

Querida beata Mama Antula, vos que le rezabas sin pausa a tu Niño Dios «El Manuelito», con la confianza de que obraba los milagros suplicados, te rogamos bendigas a las niñas y niños que viven en las villas de Buenos Aires, y que protejas especialmente a los bebés nacidos y por nacer de todo el mundo, para mayor Gloria de Dios y la salvación de las almas, Amén.

(Rezar un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria)

Célebre Manuelito -o Niño Dios en la Cruz- que se daba a adorar a los ejercitantes. Fue realizado en Europa, porque el que tenía la Beata en Buenos Aires estaba literalmente gastado de tanto uso. Mama Antula se lo pidió al Padre Juárez en su carta 15. Muy milagroso, por su intercesión se multiplicaban los panes.

Un comentario en “Por la infancia y las dos vidas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: